Una boda íntima perfecta

No sé si ya os lo había comentado alguna vez en el blog o a través de Instagram, pero la nuestra será una boda íntima.

Los dos tenemos familias enoooormes y el novio tiene pavor a ser el centro de atención y a tener que figurar todo el día pendiente de que sus 300 invitados estén pasándolo bien, por lo que decidimos que lo mejor para nosotros era una boda íntima de la que sólo serían testigos nuestros familiares directos.

Y precisamente lo mismo les ocurría a los novios que os traigo en la boda de hoy, que decidieron celebrar su día con los más allegados, celebrando una boda preciosa de unos 20 invitados. Según ellos mismos, no querían pasarse la boda de mesa en mesa, sino que querían compartir cada momento, cada anécdota y conversación con todos sus invitados. Y como sus amigos y muchos familiares no podrían asistir, decidieron contratar un buen fotógrafo que dejara un buen recuerdo del momento.

Les encontré por casualidad buscando inspiración para bodas íntimas y me quedé absolutamente enamorada de Kelsey, la novia divina con un traje de dos piezas con una falda maravillosa a más no poder en rosa empolvado con cinturón en pedrería y sencillo top, diseño de Carol Hannah.k92k95

Además de la novia, no hay nada en esta boda que no me encante, desde el ambiente familiar y relajado, pasando por la complicidad y felicidad de los novios, las flores, las mesas, ¡¡todo!!

Os dejo con las fotos que espero os gusten tanto como a mí.
k93
k94k91k8k7k6k96k2k4k5k3

k9k1k0

Fotografías de Jillian Bowes vía Intimate weddings.

La novia del vestido vintage

Revolviendo por internet me encontré por casualidad con una novia que me llamó la atención por su vestido de novia diferente. Y todavía me llamó más la atención cuando descubrí que su vestido era un diseño auténtico de los años 60 que la novia había comprado y arreglado en una tienda de prendas vintage y de segunda mano.

Me parece que la novia está preciosa y con personalidad y que no necesitó para ello un gran gasto en un vestido de diseño. Me pareció interesante compartirlo para aquellas que no quieran renunciar a estar guapas, siendo fieles a sí mismas, sin gastarse un dineral ni ponerse vestidos de novia más tradicionales con los que tal vez no se sientan cómodas.

vintage1 vintage2 vintage3 vintage4 vintage5

El ramo silvestre y de gran tamaño me parece precioso, y la celebración informal en mesas de madera desnudas y bancos, e invitados sirviéndose sus propios cócteles me parece una forma estupenda de celebrar la boda priorizando el pasarlo bien y convirtiéndola en una auténtica fiesta con amigos.

vintage6 vintage8 vintage9vintage7

¿Os animaríais con un vestido vintage?

Imágenes de Edyta Szyszlo Photography, vía 100layercake.