Fotos perfectas para una boda en Holanda

Después de unas vacaciones blogueras y reales también, en las que pude disfrutar de mi Asturias Patria Querida, retomo la actividad para enseñaros las fotografías de una boda que me enamoró desde la primera vez que la vi, porque no exagero si digo que pocas veces unas fotografías de boda han mostrado tanta belleza auténtica.

54ade44bc9b7a

Como en otras ocasiones, hoy os traigo inspiración internacional, con una boda celebrada en el campo en Holanda. Lógicamente de allí son casi todos los proveedores, por lo que nos pillan un poco lejos, pero sí puedo deciros, por si estáis interesaadas, que el vestido de novia es de Jenny Packham y las maravillosas fotografías de Alice Mahran.

Los novios, Jeroen y Annika, además de guapísimos, demuestran tener estilazo y personalidad en su boda sencilla pero cargada de detalles, en la que toda la decoración corrió cargo de ellosmismos ayudados por su familia y amigos.

Cono os decía al principio, las fotos hablan por sí solas y no sabría deciros si me gustan más los looks de los novios, sus miradas, las flores, la cena al aire libre, la ceremonia, las fotografías de la pareja, de la novia, en color, en blanco y negro (¡todas!)… en fin, que me encanta y se ha convertido en una de mis bodas favoritas de 2015, sin duda alguna.

 54addd0deb1ea

54b24ae1c09ea54ade222290f0

54ade0fe8e82e

54addd43ecdb4

54addd336cf71

54ade1085898b

54ade11fc02af

54ade184ce5d2

54ade17bb5c46

54ade25a849af

54ade2501bfda

54ade24040b93

54ade26a0e098

54ade51058528

54ade270e2a9c

54ade3b79dc1f

54ade44bc9b7a

54ade329dbc58

54ade53574087

54ade4763b1ea

54ade3512f606

54ade47b36b3c

54ade0e206c01

54ade1058cedd

54ade1aa096a8

54ade1aec77ff

54ade48561b27

54ade41a7f243

54ade63ea4cc5

Todas las fotografías son de Alice Mahran, vía The Lane.

Anuncios

La boda de María y Héctor

Hoy os traigo una boda que me hace especial ilusión publicar, porque María me escribió para contarme de primera mano todos los detalles de su día, lo cual le agradezco enormemente:
Hector y yo somos del mismo pueblo, por lo que nos conocemos de toda la vida. Nuestra relación la comenzamos una nochevieja (dábamos la bienvenida al 1999) y después de 16 años maravillosos decidimos dar el paso. ¡Casi nada!
Decidimos celebrarlo por todo lo alto junto con todos nuestros familiares y amigos, con un total de 300 invitados.
Lo primero que tuvimos claro fue el lugar de celebración, teníamos muy claro que lo queríamos celebrar en la ciudad de León donde ambos estudiamos y donde compartimos muchos años de buenos recuerdos y no podía ser en un sitio mejor que el Parador San Marcos que tiene un encanto especial.
Así comenzó a contarme su historia María, una novia guapísima que,  estaba ideal con un vestido precioso de Beba’s Closet con falda brocada y espalda de infarto que terminaba en un bordado en pedrería maravilloso. Para centrar la atención en esa espalda y la aplicación del vestido, se decidió por un recogido bajo sin más adorno que un delicado velo, prestado por su prima y modificado al gusto de María en el taller de Beba’s Closet.
Para complementar su look nupcial, María se decantó sin dudarlo por unos fantásticos Jimmy Choo en color nude, su anillo de pedida de oro blanco y brillantes como los pendientes, regalo de sus padres, y un ramo silvestre de Mamen Sabadell Floristería.
De peinarla se encargó Silvia, su peluquera de toda la vida y en la que tenía plena confianza, y del maquillaje, Sandra Palomar.
Sobra decir que me parece que María estaba elegante y preciosa.
El novio confió en Hackett para su traje, corbata y gemelos, con camisa a medida de Jade Madrid y zapatos, también personalizados, de Glent Shoes.
Las niñas de arras estaban también ideales con vestiditos de Neck&Neck, alpargatas y tocados de flores que también les preparó Mamen Sabadell Floristería.
De la decoración de la iglesia, nos encargamos nosotros personalmente con ayuda de unos amigos y los detalles que nos hizo Vanesa de Frufrú: saquitos de arroz, pañuelos personalizados para lagrimas de felicidad, etc… Y un detalle muy especial: el saxofón del padre de mi gran amigo manolo, que falleció hace un par de años, y que significa mucho para mi amigo.
Para el reportaje fotográfico, confiaron en Gus Geijo, fotógrafo de León, quien les puso en contacto con Alejandro de Al rojo Productora, que se encargó del vídeo.
MYH 001
MYH 004
MYH 005MYH 006MYH 011MYH 012
MYH 013MYH 014MYH 015MYH 017MYH 019_1MYH 019_2MYH 018_2MYH 022MYH 025MYH 027MYH 032MYH 038MYH 026_2MYH 041MYH 051_2MYH 056MYH 051MYH 058
¡Desde aquí deseamos a los novios toda la felicidad del mundo!

Terrarium

Las bodas de otoño e invierno tienen algo que me fascina, porque creo que puedes hacer las decoraciones más espectaculares y bonitas aprovechando sus elementos característicos. De hecho, inicialmente yo tenía pensado casarme en diciembre, pero por cosas de la vida, terminé casándome en pleno verano, lo que me hizo replantearme todos los elementos de la boda. Así que no me queda más remedio que reservarme toda la inspiración de meses más fríos para otros eventos como, por ejemplo, las celebraciones y cenas navideñas.

Una de las cosas que me encantaban de las decoraciones de otoño, además de sus maravillosas tonalidades, era la idea de colocar recipientes con musgo y flores, que dieran un aspecto esponjoso, silvestre y acogedor a la decoración. Y si ya vienen contenidos en terrarios con forma de campana o geométricos, para qué queremos más, me parece que no puede quedar más bonito.

Además los terrarios pueden usarse de múltiples maneras: como centros de mesa, en el protocolo de mesas, como detalle para los invitados, para decorar la ceremonia y el candy bar, como portavelas o colgados del techo, bien con luces y bombillas o bien con flores. Las posibilidades son infinitas y con todas consigues un resultado espectacular.

Os dejo con las fotos que tengo recopiladas y que me parecen pura inspiración para quienes queráis casaros en esta época del año. ¡Espero que os gusten tanto como a mí!

Imágenes vía Pinterest.

 

Una novia perfecta en Asturias

La boda que comparto hoy me maravilló desde las primeras fotos que vi en Instagram de la mano del fotógrafo Pelayo Lacazzette, autor del maravilloso reportaje. Y me encantó ver el post que les dedicaba el blog nupcial de referencia Casilda se casa, así que no me resistí a compartir algunas imágenes.

La novia se arregló vestida con un camisón y bata preciosos, de flores con lazo azul a la cintura, de La Costa del Algodón. Del maquillaje se encargó Lorena González Carbajal y la peinó Barbareando con una trenza adornada por dos semicoronas conjuntadas de Suma Cruz con hojas e verde y dorado. Las tres unas artistas en su terreno.

El vestido de novia es absolutamente perfecto en cada detalle y no puede favorecer más a la novia con sus líneas rectas, sus hombros con capita y su espalda ideal. Lo firma la talentosa Isabel Nuñez Design. Desde que lo vi entró directo al podium de mis vestidos preferidos.

El novio llevaba chaqué de Suitz, y creo que acertó plenamente porque ese tipo de chaqué siempre sienta bien.

Del ramo de novia y la decoración se encargaron Flores el Invernadero, que siempre hacen trabajos que me encantan, y si llevan muchas hortensias, como éste, más.

La boda se celebró en el Palacio de Meres , de Oviedo.

035_Boda_Paula_Guille_30_05_15 065_Boda_Paula_Guille_30_05_15  158_Boda_Paula_Guille_30_05_15 181_Boda_Paula_Guille_30_05_15 185_Boda_Paula_Guille_30_05_15 488_Boda_Paula_Guille_30_05_15 528_Boda_Paula_Guille_30_05_15 576_Boda_Paula_Guille_30_05_15 584_Boda_Paula_Guille_30_05_15075_Boda_Paula_Guille_30_05_15

Fotografías de Pelayo Lacazzette.

8 de septiembre de 2015

Martes 8 de septiembre de 2015, Día de Asturias, Palacio de Rubianes.

fotografo_bodas_asturias_5

Un Palacio, que esconde el hotel más bonito del mundo, en un valle espectacular, en el mejor día del verano en el Paraíso.
Ilusión, ganas de disfrutar y gente (mi gente) poniéndose sus mejores galas.
Flores a tutiplén, unas letras de cartón hechas con cariño, un bastidor bordado a mano por la abuela de la novia; un concejal descamisado, perdiendo los papeles y con resaca.
Un vestido sencillo para mi boda rural sin complicaciones. Un tocado de flores de porcelana y el ramo más bonito del mundo.
Algo nuevo, algo viejo, algo prestado, algo azul.
Un novio de anuncio, una madrina impecable que vale oro, un padrino guapo con ganas que es un orgullo; una madre de la novia preciosa y emocionada, un suegro de lujo que dijo lo que tenía que decir, una cuñada guapísima y generosa; una abuela más joven que cualquiera, un cuñado elegante y muy querido, unos padrinos que no buscaron excusas.
Una hermana preciosa que vale más que todos los palacios del mundo y que nos regaló las palabras, las imágenes, la música, los recuerdos. Mi otra mitad. A la que lamentablemente retiraré el saludo por ir más guapa que la novia.
Una Cachorrina que es el amor de la vida de los presentes y que recorre el palacio en pañales, y lanza cojines, y se esconde tras los visillos, y ríe, y patalea, y nos lanza sus bailarinas con lacito a la cara.
Un fotógrafo que es testigo de la emoción de los padres, los nervios de la novia, la lucha de la Cachorrina, la alergia del novio a las fotos, las miradas, los abrazos, los brindis, las alianzas, los preparativos, los besos, un paseo con el Cangués y la Cachorrina remungando, cada uno por lo suyo.
Una maquilladora y una peluquera muy madrugadoras, profesionales y encantadoras. Un gustazo.
Unos trabajadores del Palacio cuidando de cada detalle para que todo saliera bien y que trataron nuestra boda pequeña con el mismo saber hacer que la boda más grande del mundo. No hay palabras.
Una Cachorrina que, por fin, estaba preciosa con su vestido de plumetti y encaje, con su cinturón y su minitocado de flores secas.
Botellas de sidra, jamón del bueno, banderas de Asturias y el sonido de la gaita, el acordeón y el tambor de quienes no quisieron que nos faltara la banda sonora perfecta. Grandes.
Unos sobres con sentimientos de corazón, regalos que no podían hacer justicia a quienes los recibieron; solomillo y hortensias rosas en la mesa presidencial, que era la de todos.
Un ordenador con música, un DJ que éramos todos; Sólo te pido, sólo te pido que me hagas la vida agradable y que Todas las noches sean noches de boda, que todas las lunas sean lunas de miel.
Un vals con el mejor padre del mundo, unos segundos para recordar lo que hubiera dado por bailar aunque fuera unos compases con mi abuelo, un pasodoble (y los que nos quedan) con el hombre de mi vida, los mejores bailes con mi cachorrina como “pinsesassshhh”.
Unas concuñadas con una idea, muchos cómplices, un “quietos ahí, no os mováis”. “Bieeenveeenidos”… “Daros la vuelta”. Y ahí, sin mas: el mejor regalo del mundo. La familia que se escoge. Porque hay amigos y AMIGOS, y los que allí estaban para sorprendernos y emocionarnos no tienen precio y nos tendrán toda la vida (los que estaban de cuerpo presente y los que estaban de corazón porque no hubo otra manera, lo sabemos).
Dos vídeos para la posteridad: uno de momentos felices, que nos sacaron sonrisas y lágrimas; y otro de dos amigos que deseaban “encacharrarse” con el novio y, como no pudo ser, se encacharraron solos. Deliciosamente desastroso. Sorprendentemente… perfecto.
Familiares que decidieron acompañarnos aunque fuera un ratito y que lo dieron todo en la pista de baile. Que nunca nos fallan.
Una mesa gigante para la cena, barra libre, la madre de la novia pidiéndose un gin tonic (lo never seen before), ojos cerrados para pedir un deseo, unas lámparas rojas que iluminaron el valle del Sueve. Miedo real a que nos detuviera el SEPRONA.
Un final de fiesta de prao… abrazados, cantando con el corazón en la garganta… Asturias si yo pudiera, si yo supiera cantarte…
Ni en mis mejores sueños.
GRACIAS. GRACIAS. GRACIAS.
_MG_7260-Editar

Un vestido muy especial

Como ya comenté en un post, mi madre se casó con un vestido precioso de gasa, con mucha caída y una capa maravillosa sobre los hombros, que hacía las funciones de velo y cola, todo en uno. Sencillo y elegante y que, además, le sentaba como un guante. Por eso, -si no fuera porque tras la boda decidió arreglarlo para sacarle partido y cortarlo a la altura de la rodilla, haciéndose una chaqueta a juego-, no me hubiera importado en absoluto reutilizarlo para mi boda.

Así que cuando vi a esta novia ir preciosa llevando el vestido de su madre, con su historia y la carga emocional tan bonita que ello conlleva, no dudé en que quería compartirla en el blog. Y es que si el vestido de tu madre es taaaan bonito como el de la madre de Patricia… ¿quién se resiste a llevarlo?

El vestido estaba realizado en organza de seda natural con detalles bordados que lo hacían muy especial y un estilizador fajín que le daba ese aire vintage maravilloso. La novia, que no podía estar más guapa, completó su look con una corona de flores naturales y un velo sencillo de tul de seda, que resultaron ser el acompañamiento perfecto para su vestido.

No sé a vosotr@s, pero a mí esta novia con el vestido de su madre ¡me ha encantado!

43B629043B629900543B633743B6725 010 011 016    43B7444020023

Todas las imágenes son de Lucía Romero fotografía, vía Zankyou Bodas.

Una novia de Covadonga Plaza

Siempre que veo un vestido de Covadonga Plaza me quedo maravillada de lo elegante y, a la vez, majestuoso de sus diseños. Creo que es una apuesta segura para sentirte como una auténtica princesa sin renunciar a tu propio estilo. Tiene atelier en Madrid y Oviedo, y como buena carbayona que soy, más de una vez me quedé embobada en su escaparate.

La novia que comparto hoy con vosotros es una de esas novias de Covadonga Plaza, que con un vestido fascinante, -de novia princesa total-, consigue romper con la imagen clásica con detalles que lo hacen único: el color, el cinturón rosa, la falda, los hombros, la espalda (ESA espalda…), el tocado, la foma de colocarse el velo… Un sueño para cualquier novia.

El conjunto se completa con unos zapatos del tono del cinturón de Calzados Resán, un maravilloso anillo de pedida vintage y un ramo ideal de María Salazar. Del peinado y maquillaje se encargó Natalia Belda.

La boda de Isabel y Luís se celebró en la Finca El Campillo, donde disfrutaron del Catering El Mentidero de la Villa. De la decoración floral se encargó Mar de flores.

Todo el reportaje fotográfico fue realizado por Leticia Campos.

il-5590dd3e6e67b4a818132313ccc78eb0d6 a5424eb134e19b3c0619381523a25af1 c50e077c2671689833b4994aebb0146f e42836f8fb745bd6f8cc590cf05ff70a f73e4cddb51323ce784d6777e862aed2 il-19 il-43 il-62-2 il-105Screenshots_20150818_075553
il-350 il-369 il-463 il-464

Imágenes de Leticia Campos vía Zankyou bodas.